jueves, 9 de febrero de 2017

Humilde cardo







Humilde cardo he nacido,
casi pegado a la tierra,
con mi breve tallo apenas
alcanzo a ver las hierbas.




Por fuera, pajizo y áspero;
por dentro, lleno de penas.
Mis sentimientos desbordan
todo un furioso dolor




pues siendo cardo, ay amor,
quisiera ser una flor:
una fulgurante estela
de armonía y de color.




Dime ¿por qué mariposa
huyes ahora de mi?
Cardo soy mas sin espinas.
¡Nunca dañaré tus alas!



A la orilla del camino
me fue quemando el estío
y sigo esperando en balde
que vuelvas a visitarme




como hiciste ¿lo recuerdas?
cuando nacía, tan tierno,
a finales de este invierno.
Sí, cardo soy…




mas sin espinas.
El dolor lo sufro yo.
Mis penas las llevo dentro:
son mías que yo las siento.



 5 de octubre de 2002 


Alcalá de Henares, 9 de febrero de 2017
Texto e imágenes realizados por Franziska para "El canto del raitán"




10 comentarios:

  1. Franziska: ese cardo tan humilde tiene una riqueza especial, la verdadera importancia que las cosas simples le dan a la vida.
    hermoso el poema y las imágenes, como siempre, una muestra de tu buen gusto para lograr tan buenas fotografías.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  2. Has sabido plasmar con delicadeza estas letras Saludos

    ResponderEliminar
  3. Franziska, le has dado voz y alma a ese cardo, que ama la vida y espera que lo valoren y lo quieran...Tus versos van tomando fuerza y realismo al compás de tus fotos, que se alzan al cielo, se acercan al agua en una búsqueda continua de belleza y reflejo...La naturaleza nos espera siempre y tus versos hacen justicia y nos acercan a ese humilde cardo, que ha crecido y se siente solo y abandonado...Un placer leerte y mirar a través de tus bellas fotos, amiga.
    Mi abrazo y mi cariño.(y gracias por esos versos de tu comentario)
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  4. Precioso, sentido, humilde y sincero.
    Meterse en la piel de un cardo no es fácil... y tú nos transportas a sus más íntimos sentimientos, los cuales son reflejo de un alma dolida que escribe con toda la armonía de sus manos y corazón.
    Las fotos son de impacto. :)

    Mil besos, artista!

    ResponderEliminar
  5. Se siente la voz de ese cardo que humilde solo espera que lo mimen, que lo quieran, que solo el sabe lo que sufre.
    Franziska, hoy tu post trae unos preciosos versos que nos acercan a la vida de tantas personas que no se sienten valoradas, no perciben ese sentimiento de cariño encontrándose desamparadas…
    Preciosas imágenes!


    Un Cálido abrazo

    ResponderEliminar
  6. Bom dia, tudo que é simples é lindo, é como nascer num cardo, a publicação é maravilhosa.
    AG

    ResponderEliminar
  7. Hay una gran analogía con los humanos abandonados o solitarios. Se de un pájaro que sí se posa en los cardos por su líquido, no recuerdo su nombre. Hermosas fotos. Besos

    ResponderEliminar
  8. Hermoso te quedo ese cardo venerado con tus letras, me gustó mucho leerlo. Me disculpo, en la casa hay visitas y el tiempo pasa en un vuelo.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola, mi querida Franziska!!!

    ¡Ufff¡ Que pasada de versos son tiernos suaves y no pican. Que cardo mas lindo humilde sin espinas… y lleno de sentimientos y la música lleva por dentro como cualquier humano. Al mismo tiempo, ese cardo necesita que lo mimen que lo quieran que lo estimen, puesto que es vida igual que nosotros que todos somos naturaleza y, tus letras innovan equidad y nos atraen al manso cardo triste y solitario.

    Versos bellísimos que son un reflejo de algún ser humano o de muchos… Y las fotos una preciosidad. Mi enhorabuena.
    Ha sido un inmenso placer pasar por ésta tu casa don he pasado un rato muy a gusto.

    Te dejo mi gratitud, y mi estima siempre.
    Un abrazo inmenso y se muy -muy feliz.

    ResponderEliminar
  10. Amo la flor del cardo...lo mismo sus vilanos al vuelo,
    ellos adornaron la casa de mi madre cuando se moría...

    y ellos acunaron todas las lágrimas...

    besos.

    ResponderEliminar