martes, 25 de julio de 2017

Existe algo a lo que llamamos corazón





Quizá tus ojos no vuelvan a mirarle.
Por eso, en los ocasos con nubes en el cielo,
buscas mares azules y, al mismo tiempo,                     
tratas de abrazar todos tus viejos sueños…


Es posible que  no vuelvas a escuchar el bramido de sus olas
ni su avance impetuoso conducido por el viento.
Ni  a ver como entregan su energía en la playa
ejecutando esa danza final de noche de los tiempos



pero siempre diferente y abismal, en su esencia.
Porque la luz que la atraviesa y rompe sus partículas
crea una infinita sinfonía con el céfiro.
Desde el principio del tiempo así, ha sido.




¡Pero si es solo una imponente masa de agua!
Te ha dicho, algunas veces, la razón desesperada.
¡No me gustan, razón, tus argumentos!
No sé por qué crees que es más lúcida tu visión,



 
más agudo y más sutil tu entendimiento.
Mi querida mente razonadora, yo sé que tú no ignoras
que existe algo a lo que  llamamos corazón.
Un hálito de luz y de esperanza que nos enseña a amar.
Es como la presencia de Dios dentro del alma.



Como un imán, el mar te lleva hacia sus aguas.
Sientes como si toda tú fueras un  océano.
Sin principio ni fin, eterna, como el universo,
en movimiento y expansiva:  agua al viento.
Pero, quizás, acabarás tu vida aquí, tierra adentro.



26 de Julio de 2014
Raitán

Alcalá de Henares, 25 de julio de 2017
Texto realizado hace tres años y que no recuerdo haber publicado. Las fotografías, sin embargo, corresponden a la última excursión en tren y las fotos que acompañan al texto se realizaron durante el trayecto de Soria a Alcalá de Henares.  Anochecía.

19 comentarios:

  1. Memórias que ficam guardadas no coração... numa mensagem de esperança....e vontade de viver...
    Lindo.... Gostei muito...
    Obrigada pela visita
    Beijos e abraços
    Marta

    ResponderEliminar
  2. Maravilhosa poesia e fotos e mesmo passados 3 anos, estão em ti bem marcadas! bjs, chica

    ResponderEliminar
  3. No sé como has logrado que esas fotos del campo semejen el mar, pero se ajustan bellamente con la fuerza de tu poema.Escribes muy bien Franziska y la fotógrafa que hay en i, no le va en saga. Felicitaciones.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  4. La fotógrafa que hay en ti...

    Perdón, mi teclado debe ser cambiado.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  5. Um texto maravilhoso de quem sabe olhar e ver e sentir e dizê-lo com as palavras certas... As fotografias são lindíssimas.
    Uma boa semana.
    Um beijo.

    ResponderEliminar
  6. Franziska gostei muito dos seus belos versos, excelente poetisa que és,
    bem como das magníficas imagens. Parabéns.
    Um abraço.
    Pedro

    ResponderEliminar
  7. palavras suaves e muito bem escritas cheias de sensibilidade e sentires.
    escolheu muito bem as imagens.
    muito belo.
    beijinhos
    :)

    ResponderEliminar
  8. Quizá tus ojos no vuelvan a mirarle.
    Por eso, en los ocasos con nubes en el cielo,
    buscas mares azules y, al mismo tiempo,
    tratas de abrazar todos tus viejos sueños…

    "Com certeza a vida não tem objetivo, mas o homem precisa perseguir um sonho!"
    Um beijo, querida amiga, poema e imagens estão maravilhosos!

    ResponderEliminar
  9. Muito bonito!
    "existe algo a lo que llamamos corazón.
    Un hálito de luz y de esperanza que nos enseña a amar.
    Es como la presencia de Dios dentro del alma."
    Gosto muito.

    Bjo

    ResponderEliminar
  10. Ontem estive três horas frente ao mar...
    Estava bastante vento, mas o calor era tão forte que o vento servia para amenizar...
    Em momentos assim surgem lembranças que ficam para sempre marcadas no nosso coração.
    Gostei imenso deste teu texto poético, amiga.

    "Ver-nos-emos" em Setembro.
    Até lá desejo dias muito felizes.

    Continuação de boa semana.
    Beijinhos
    MARIAZITA / A CASA DA MARIQUINHAS

    ResponderEliminar
  11. Que delicia sentir el golpeteo del mar en tus letras e imágenes, eres una gran creadora de poemas, escribes bello, y aquí abundan las maravillosas imágenes.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  12. Grandes palavras...
    Grandes imagens...
    Tudo poesia!
    abraço
    Lola

    ResponderEliminar
  13. Unir la tierra y el mar...en ese viaje que recorre esos parajes
    eso llena de fuerza las imágenes que se van descolgando de las letras
    es como ir navegando en esa inmensidad ...en lo profundo de esa armonía
    la contemplación de lo que es la vida y lo que ello significa para uno.

    Hermoso como siempre esa entrega de palabras y fotografías bellamente logradas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Fran
      espero estés bien...
      que el mar de la tierra te siga llevando por esos parajes
      donde se reencuentra el espíritu con la mente y fluye entre ellos
      toda la existencia.

      Eliminar
  14. Sí, el corazón cumple esa función: ser un hálito de luz como tú dices, algo así como el gen de la esperanza que nos impregna de buenos sentimientos y sensaciones. Muy bello e inspirado escrito querida Franziska y, las imágenes muy acordes al poema.

    Abrazos siempre.

    ResponderEliminar
  15. La serenidad de la tierra corre pareja con la del mar. Es lo magnífico de la Naturaleza, querida Franzis, que nos conmueve, nos admira y nos hace pensar en algo más allá de nosotros. Me encantan tus fotos, ya te lo he dicho, pero una vez más tengo que hacerlo. Un abrazo enorme, enorme.

    ResponderEliminar
  16. Qué profundidad en tus versos! Una hermosa conjunción con las fotos. Besos.

    ResponderEliminar
  17. Bellos tu texto y tus fotos. Me gusta, porque en verdad si somos mar, somos eternidad, somos olas y corrientes submarinas que nos mueven...y mucho más

    Paz&Esperanza

    Isaac

    ResponderEliminar
  18. Tudo muito belo, elegante e de tocante romantismo.
    Abraço poético.
    ~~~~~~~~

    ResponderEliminar