viernes, 16 de junio de 2017

EL BAÚL DE LA ABUELA





Era la abuela Lucita
tan pequeña y delgadita
que parecía una abeja
libando de flor en flor.


Cada tres meses llegaba
con su maletita parda.
Se instalaba muy complacida
en la alcoba más pequeña:
muy cerca del corredor.


Nos traía caramelos
que ella misma elaboraba
con azúcar y canela
o esencia de limón.
Y lacitos de colores…
y cintas de terciopelo…


Contaba muchas historias
de un tiempo en que no había
teléfono,  televisión ni ordenadores
pero estaban los  dragones, hadas,
brujas, duendes, castillos, princesas,
casitas de chocolate,
enanitos muy valientes
y  malísimos gigantes.


La abuelita Luz
cada vez más encogida
más pequeña y más flaquita
cantaba dulces canciones.
Siempre muy    quedo y muy suave
a la ventana llegaban,
todos los días del año,
a oírla los gorriones.



¡Silencio, niños, silencio!
¡Que cantan los pajaritos!
Les pueden asustar los gritos.
Temblará su corazón
porque no saben que sois
buenos, buenos, buenos,
como ángeles del cielo.


Una excursión hasta el desván,
hizo la abuela Lucita.
Apoyada en el bastón,
-toc, toc, toc, tac, tac, tac-
subió toda la escalera
y ya no volvió a bajar
pues no pudo soportar
el vértigo que le producía
ver, desde tal altura,
el arco que da al jardín.




Encontró la puerta abierta.
Dentro del desván había
multitud de trastos viejos
y también había un baúl.


Enorme baúl vacío
que casi era del tamaño
de su escasa habitación.
Nadie supo cómo pudo
llegar a meterse dentro
y se encontró tan a gusto
que nunca volvió a salir.



Para que abandonara el baúl
subieron hasta el desván
a tratar de convencerla
hijos, hijas, cuñados, primas,
nietos, yernos y nueras,
mas no hubo manera
de que ella desistiera
y saliera del baúl.


Ni el cura indicando que era pecado.
Ni el mismo alcalde diciendo
que tal lugar no era para personas
ya que carecía de licencia,
consiguieron disuadirla.


Todo aquel alboroto, poco a poco,
se fue calmando
y cómo, no, olvidando…


Al cabo de largo tiempo
descubrimos, con asombro,
que se había momificado:
de su cuerpo chiquitito
habían brotado alas
y plumas de pajarito.



 Tema escrito en el año 2012

Alcalá de Henares, 16 de junio de 2017
Texto e imágenes realizados por Franziska para 
EL CANTO DEL RAITAN



18 comentarios:

  1. Lindo e muito emocionante texto sobre essa avó que passarinho virou!LINDO DEMAIS!!!beijos, chica

    ResponderEliminar
  2. Franziska, después de leer tu anterior post...He disfrutado de lo lindo leyendo tu historia-cuento sobre la abuelita Luz...Se trata de una mujer mitad bruja y mitad hada, que reparte magia y encanto por doquier...Creo que entiende el lenguaje de los pájaros y disfruta subiendo escaleras y descubriendo rincones...Toda una niña eterna que quiere esconderse en un baúl. Me ha recordado a mis tias-abuelas, que nos contaban cuentos y nos enseñaban los pollitos recién nacidos...Qué maravilla, amiga...Quizá se trata de un ejercicio literario e imaginativo, creo que lo has bordado. Mi felicitación por ello y por tus fotos, donde mezclas la frescura y viveza de la naturaleza con los avances tecnológícos del ser humano...Muy interesante, amiga.
    Estos días estuve en Múnich a ver a mi hijo, allí hay 25 grados, un clima muy agradable...Tranquila, que no te olvido, ahora os comento poco a poco y vuelvo a la poesía, que nos alienta y nos llena el alma.
    Mi gratitud y mi abrazo por tu entrañable cercanía.

    ResponderEliminar
  3. ¡Que bonita historia !!

    La abuelita Luz era un ser fantástico, que en su sabiduría debe haber volado al país de las hadas y duendes. Un placer leerte.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, mi querida Franziska!

    Nos dejas de nuevo unas versos cantarines musicales y bonitos. Mas estoy reflexionando sobre tus letras, porque si, me dan para eso.
    Las abuelas somos así de pintorescas, queremos tanto!!! Nos esforzamos al máximo contando cuentos que quedan en el baúl de los recuerdo... Precisamente Nos metemos en maletas o donde sea, con tal de hacer gracias a los más pequeños, somos el camino andado, también somos experiencia y no sé, si somos… Los abuelos tontos. Perdonamos siempre a los hijos e indultamos a los nietos.
    No es mi caso, a Dios gracias, pero veo abuelos que han hecho por sus hijo lo imposible y criaron a los nietos, haciéndole mil filigranas para tenerlos contento y felices; y ahora están mas solos y tristes que la luna.

    Perdona mi melancolía.
    Un abrazo y mi inmensa gratitud.

    Feliz verano, reina.

    ResponderEliminar
  5. «Muy precioso, Franziska!»
    Um poema que conta uma história encantadora, ilustrado com fotos muito originais e apropriadas.
    Gostei muito... registo a minha admiração pelo tua criatividade, talento e sensibilidade admiráveis.
    Na semana que segue, Madrid vai estar mais fresca.
    Que tenhas um Domingo muito agradável.
    Saudações amigas.
    ~~~~~~~~~~~~

    ResponderEliminar
  6. Has logrado que ame a esa bella abuela Luz

    Paz&Amor

    Isaac

    ResponderEliminar
  7. Los abuelos en la vida son abrazos, besos, caricias, aventuras sin fin, pero cuando les llega el momento de partir se vuelven luz para guiar nuestros pasos.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Ser avó é muito bom. Ter avó é ainda melhor...
    Gosto do diálogo que faz entre o texto e as fotografias. E gosto do jeito que escreve.
    Uma boa semana.
    Beijos.

    ResponderEliminar
  9. Las abuelas siempre se merecen un poema y si es como éste, divertido y bien elaborado, mucho mejor! Al ir contando la historia, me revivo en ella, como quizá te pase a ti también. Actuar como abuela es ya una realidad para nosotras y recordando a nuestras abuelas, nos vemos reflejadas en ellas y haciendo casi las mismas cosas. No es que yo quisiera meterme en el baúl, pero sí, en un habitáculo minúsculo donde me sea fácil alcanzarlo todo, y por qué no? quedarme también eternamente en él!!!! Bonitas fotos acompañando, como siempre, las tuyas, únicas! Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Bom dia, linda avó luz com a dedicatória do lindo poema.
    Feliz semana,
    AG

    ResponderEliminar
  11. Que ternura!!! Me he sentido niña... Con tu permiso lo voy a copiar y el destinatario sera mi revoltoso nieto.
    Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
  12. Muy tierno y hermoso en forma de poesía
    Y las fotos a seguir están muy bien.
    Beso
    :)

    ResponderEliminar
  13. Cuánta ternura y qué hermosa herencia dejó esa abuela, recuerdos, canciones y sobre todo imaginación y creatividad. Buenísimas tus fotos. Me llegó al corazón. Besos

    ResponderEliminar
  14. Ola Franziska.
    Uma agradável lembrança de sua avozinha, que, como cantas nesse seu belo poema:

    Era la abuela Lucita
    tan pequeña y delgadita
    que parecía una abeja
    libando de flor en flor.


    Belíssimo o seu poema, Franziska.
    Um abraço.
    Pedro

    ResponderEliminar
  15. Hoy en día, me gustaría desear un trabajo
    buen fin de semana.
    Besos
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una abuelita llena de ternura las casasY en ello
      El corazon entibiando los laberintos de lo que regalan ellas
      En estabvida llena de sabores y colores
      Por donde pasea nuestra memoria
      Llenandonos de esperanzas ciertas.
      Gracias

      Eliminar
    2. Una abuelita llena de ternura las casasY en ello
      El corazon entibiando los laberintos de lo que regalan ellas
      En estabvida llena de sabores y colores
      Por donde pasea nuestra memoria
      Llenandonos de esperanzas ciertas.
      Gracias

      Eliminar
  16. Olá, lindo o que escrevem as suas criações cativam, é uma bela historia sobe avó.
    Feliz semana,
    AG

    ResponderEliminar