lunes, 16 de enero de 2017

EL TIEMPO DEL OLVIDO



                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             
Pasará breve o largo  tiempo
antes de que mi nave
fondeada, solitaria quede
sin la voz del capitán
que la gobierne.


En el puerto,
y al abrigo del trinquete o la mesana
llegarán las aves cortesanas
de las olas, a aposentarse,
a anidar como si fuera por propio derecho


y a romper con sus gritos de combate
el sosiego de mi barca,
a rasgar las velas con sus agudos picos
por el puro placer de hendirlas,
triturarlas…


sin que la voz del capitán
- silenciada para siempre -
pueda orgullosa protestar
de tal abuso y atropello.


¡Mi pobre nave fondeada!
El duro oleaje del invierno
lanzará tu proa contra el muro del puerto
se quebrará tu quilla,


te deshará el silencio…


Y las sirenas de otros barcos
que gozosos se hacen a la mar
aún hará más triste y más sombrío
el tiempo del despojo y del olvido. 



Raitán -seudónimo-
Mis doc./poemas
 16 de Septiembre de 2002

Alcalá de Henares, 16 de enero de 2017
Texto y fotografías realizados por Franziska para "EL CANTO DEL RAITÁN"  


9 comentarios:

  1. Entre versos y fotos he pasado un rato precioso.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Belíssima postagem, querida amiga Franziska. Bostei muito das imagens. Gostei mais ainda deste ótimo poema, tão bem escrito, tão inspirado. Uma mostra importante da poetisa que está em você, talentosa poetisa. Parabéns.
    Abraços.
    Pedro.

    ResponderEliminar
  3. Franziska, mientras leía tu nostálgico poema, sentía las velas de tu memoria encendidas, cuidando de esa barca de vida, donde las gaviotas se posan y anidan...El tiempo no pasa en valde, todo lo debilita,lo deteriora y almacena en la buhardilla del recuerdo, amiga...No obstante, el recuerdo del capitán permanece por encima del tiempo y el olvido.
    Te felicito por este poema metáfora de la vida, que tan sabiamente has compuesto, acompañado por tus bellas y expresivas fotos.
    Mi abrazo y mi cariño, siempre.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  4. Es bellamente triste.
    El inevitable olvido de la destrucción, lo que queda sin dueño a merced de los elementos. Todo es más contrastado cuando entre la muerte la vida desfila por pura inercia y fuerza vital ("Y yo me iré, y se quedarán los pájaros cantando", decía Juan Ramón Jiménez.

    Me encantó ese aire de tristeza honda e inevitable.
    También las fotos, entre la quietud y el movimiento.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  5. "Y cuando llegue la hora de mi último viaje..." así decía Antonio Machado.
    Tarde o temprano, la partida es inevitable, somos como esa aves que están de paso y emigran de un lugar a otro.
    Tú, amiga mía, eres de esas personas que dejan huella, estoy convencida de que la palabra olvido nunca habitará el corazón de los tuyos y de todos aquellos que te han conocido.
    Las letras son eternas y las tuyas también.
    Te dejo un fuerte abrazo con mis cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  6. la gente deja huellas por muchas razones
    Dar ser bueno no nalizar ni juzgar
    lleva al cielo
    Las broncas internas que uno tiene con uno mismo
    no valen la pena
    La muerte viene antes cuando no se libera el alma de dar y sonreir siendo una persona buena. he visto y me he dado cuenta que si uno cambia el mundo cambia y eso es maravilloso Un abrazo poeta

    ResponderEliminar
  7. hola Franziska; vine a explicarte qué es: morocho y me encuentro con un poema y unas imágenes plenas de belleza.
    Creo que todos somos un poco barcos fondedos en el mar de la vida, tus versos lo saben explicar mejor que yo y con mayor riqueza.

    Morocho/a le decimos en Argentina al que tiene cabello y ojos negros.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  8. Hermoso poema, bien logrado y anclado a puerto, tu barco, tus sueños....Tu sabrás... Yo no lo interpreto, me complazco en su lectura y se que tiene profundidad de sentimiento y belleza de expresión. Las fotos, las velas....Un Cambio! Los árboles, vida y tiempo, como nosotras, tienen su envejecimiento por las inclemencias y avatares. Gracias por dejar tu comentario. Que el rosa vuelva a nuestras vidas, por qué no? Es un bonito color! Besos

    ResponderEliminar
  9. La vida un eterno barco...va y viene a su muelle hasta el momento final...veremos que de todo eso vivido servirá para que no seamos apenas un recuerdo en los que siguen caminando...

    abrazo.

    ResponderEliminar